Aatentado_alfonsoXIII-1.jpglfonsoXIII es el hijo póstumo (nacido en 1886) de Alfonso XII que reinará desde su nacimiento (a diferencia de su padre, que lo hizo desde 1874, teniendo que ser sucedido tras su prematuramuerte en 1885) Durante la minoría de edad del monarca, su madre María Cristina de Habsburgo Lorena, actuó como regente (1885-1902) y entre ellos se creó una relación muy estrecha de confianza y dependencia debido en parte al aislamiento al que estaban sometidos.

En cuanto a la formación que tuvo Alfonso XIII como rey de España desde el inicio de su vida, se movió y educó básicamente en un ambiente clerical y militar de corte conservador, en el cual influyó especialmente su tía Isabel que se adhería fuertemente a todas las ideas absolutistas del Antiguo Régimen. A pesar de esto e igual que su padre, Alfonso XIII terminó por ser un monarca con tendencias liberales e interesado por el regeneracionismo (movimiento cultural crítico nacido tras el desastre del 98).

Una vez trazada una pequeña biografía del rey Alfonso XIII, comienza el comentario del acontecimiento histórico seleccionado: Atentado contra Alfonso XIII el día de su boda con Victoria Eugenia de Battemberg. La forma de analizar este hecho será a través de documentos gráficos, partiendo de una fotografía (1: instantes después del atentado) y anexionando algunas otras con un valor contextual (2: fotografía del autor de los hechos y 3: monumento que conmemora el atentado).

Los hechos sucedieron el 31 de Mayo de 1906 en Madrid al paso de la comitiva real por la céntrica Calle Mayor tras salir de la Iglesia en la que acababan de contraer matrimonio el monarca y la nueva reina consorte.En el momento en que la carroza donde se encontraban los reyes efectuó una pequeña parada en el portal número 88 de la calle, el anarquista Mateo Morral aprovechó para lanzar un ramo de flores que escondía una bomba de fabricación casera con la que pretendía acabar con la vida del rey.

Mateo_morral_2.png

El responsable del atentado es Mateo Morral, un joven de 26 años nacido en una familia rica catalana que le pudo costear una amplia formación, que contó con viajes por toda Europa. Fue en uno de estos viajes en los que entró en contacto con el anarquismo y a partir del cual rompió las relaciones con su familia para marcharse a Ciudad Condal, donde entró en contacto con más anarquistas y reforzó sus posiciones, que le llevaron a la determinación de atentar contra el rey.

El balance del ataque se saldó con 28 muertos y más de 100 heridos, entre los que no se encontraban los reyes, que lograron salir ilesos de la explosión. En cuanto a Mateo Morral, logró escapar del lugar del atentado con ayuda de algunos de sus amigos (en especial del periodista José Nakens), pero fue detenido pocos días después cerca de Torrejón de Ardoz por un guardia rural al que mató. Después de este asesinato, se suicido con la misma pistola con la que había matado a su captor.

Este atentado pone de manifiesto el alterado clima social que imperaba en la época y la crispación del pueblo ante una clase política que no sólo no les escuchaba, sino que les utilizaba y pretendían que ese sistema fuera tomado como una democracia. Todo esto guarda una estrecha relación con el sistema canovista que impone un turnismo político amparado en el caciquismo como único medio para poder llevar a cabo el cambio de partidos sin errores ni votaciones que escaparan al control de la clase política del país.

El impulsor de este sistema fue Cánovas del Castillo, político que ya se había puesto al servicio de Alfonso XII. Este sistema se inspira en principio en el modelo inglés y se materializó en España en la soberanía compartida entre el Rey las Cortes y la existencia de ciertos partidos oficiales (liberal-conservador y liberal-fusionista). Con estas bases, solo faltaba por establecer un método que permitiera un turno de partidos sin errores y para ello se recurrió a la manipulación electoral (caciquismo: control de las votaciones y el poder local).

Sumado a esta corrupción del sistema político se encontraba la decisión de Maura en 1909 de reclutar tropas en Cataluña de modo forzoso (llamó a los reservistas) para combatir en la Guerra de Marruecos, lo que terminó por desembocar en la Semana Trájica de Barcelona, que no hizo sino aumentar el descontento social.

En conclusión, la suma de estos dos factores que generaron malestar general entre la opinión pública, contribuyó a la radicalización de ciertos sectores de la sociedad, tal y como muestra este documento gráfico del atentado de Alfonso XIII.

att._alf_XIII_3.jpg
Monumento conmemorativo del atentado.