Elías López de la Nieta Pérez
Jesús Díaz Blanco
Alba Gutiérrez Alocén

RENUNCIA AL TRONO DE AMADEO I DE SABOYA
Dos años largos ha que ciño la corona de España, y la España vive en constante lucha, viendo cada día mas lejana la era de paz y de ventura que tan ardientemente anhelo. Si fueran extranjeros los enemigos de su dicha, entonces, al frente de los soldados, tan valientes como sufridos, sería el primero en combatirlos, pero todos con los que la espada, con la pluma, con la palabra, agravan y perpetúan los males de la Nación son los españoles, todos invocan el dulce nombre de la patria, todos pelean y se agitan por su bien”

Discurso de renuencia al trono español de Amadeo I, leído en las Cortes.

Nos encontramos ante un documento con un carácter gubernamental en el cual, Amadeo de Saboya, su autor, presenta el acta de renuncia al congreso en Febrero de 1873, tras dos escasos años en el trono español (había jurado la Constitución en Enero de 1871)
Tras Isabel II y la Gloriosa de 1868, se creó un gobierno provisional presidido por Prim y Serrano, con dos objetivos fundamentales. El primero de ellos fue la convocatoria a Cortes Constituyentes mediante sufragio universal masculino, cuya cristalización seria la Constitución de 1869, con la base del nuevo liberalismo que se pretendía enraizar en el país.
El segundo objetivo fue la búsqueda de un candidato al trono español. Dicha vacante, crea una crisis de carácter internacional entre las principales potencias europeas. Tras la renuncia del general Espartero, los candidatos serian Leopoldo de Hohenzollern, el duque de Montpensier, Fernando de Coburgo y Amadeo de Saboya, hijo del rey italiano Víctor Manuel, quien finalmente ciño la corona tras la votación favorable a su candidatura en Octubre de 1870.
El texto presenta la renuncia de ese trono al que había llegado dos años antes; en el observamos dos ideas fundamentales que marcan el complicado carácter situacional que encontró Amadeo:
La primera frase del texto la atestigua: Dos largos años ha que ciño la corona de España. Y la España vive en constante lucha, viendo cada día mas lejana la paz y ventura que tanto anhelo”. Aquí, Amadeo quiere dar a entender la sufrida situación que vivió como rey en los años que, como el mismo dice, ciño la corona de España. Tras jurar sobre la Constitución de 1869 a su llegada al trono en el 71, realmente se esperaba encontrar un clima más pacifista derivado de la firma de dicha constitución y conseguido por Prim y Serrano al mando del gobierno provisional que se creó tras el triunfo de la Gloriosa.
La segunda idea fundamental del texto corresponde a lo que resta del mismo. Amadeo reconoce que si las guerras y luchas que se sucedieron por entonces en el territorio español fueran provocadas por fuerzas extranjeras, el sería el primero en combatirlas, pero lamentablemente no es así, ya que las fuerzas eran todas españolas, parte de ellas contrarias a la propia monarquía de Amadeo.
El difícil papel que Amadeo tuvo que asumir en España y que finalmente concluyo con la abdicación que tratamos ahora, estuvo incentivado por una serie de hechos que propiciaron su salida del país. Por una parte, observamos que el reinado comenzó con mal pie debido a dos causas. La primera fue el asesinato de su principal valedor, Prim, tres antes de su llegada a España. La segunda seria la poca acogida que recibió del pueblo español, al considerarle como responsable de la pérdida del poder temporal del pontífice. Amadeo pertenecía la dinastía de Saboya, consideraba enemiga del papado y responsable de la reducción territorial del Vaticano.
Ya ene l trono, una serie de problemas acentuaron su futura marcha. De una parte, observamos la oposición ideológica de carlistas, que apoyaban los derechos dinásticos de Don Carlos, nieto de Carlos María Isidro; y de republicanos, partidarios de implantar su régimen como forma de gobierno. De otra parte, no encontró el respaldo político suficiente por parte de las Cortes que habían votado previamente su candidatura, de ahí la inestabilidad política reinante durante los dos años de reinado, en el cual se sucedieron hasta seis gobiernos diferentes y tres elecciones generales a Cortes.
De esta manera, tras la renuncia por parte de Amadeo al trono español, se dispuso de forma pacífica y ordenada la proclamación de la Republica, que se mantendría en vigor durante once meses.